Crónica: El miedo a retomar la búsqueda de empleo

cara de miedoEl lunes 29 de septiembre retomamos las actividades en NoSomosParados y lo hicimos acompañados de nuevo por Jorge Cuervo para hablar sobre el miedo a reemprender la búsqueda de trabajo, después de un periodo de baja actividad en este sentido.

Cuando los asistentes fuimos compartiendo nuestras vivencias al respecto, se detectaron diferentes impresiones o estados de ánimo; algunas estaban relacionadas con el miedo (no saber cómo buscar empleo, miedo a un posible cambio de sector profesional, a tener que pasar de empresario a asalariado,…) pero otras muchas no, como era el sentir cansancio o hastío ante una búsqueda sin resultados, desconfianza en las ofertas de empleo existentes o falta de motivación, por citar algunas de ellas.

Respecto al miedo, tema en el que Jorge Cuervo es especialista, nos dijo que es el gran dador de consciencia pero que queremos librarnos de él porque, al no saber gestionarlo adecuadamente, nos limita y llegamos a bloquearnos por él. El miedo puede ser nuestro aliado, para descubrir peligros o para actuar con energía ante situaciones difíciles o inesperadas, siempre que no le demos más poder sobre nosotros que el justo y necesario para que ese miedo trabaje a nuestro favor, no en contra.

Muchos de nosotros sentimos miedo ante la búsqueda de empleo porque estamos acostumbrados a tener la “seguridad” en el trabajo que nos daba el empresario, en forma de mantenernos en la empresa siempre que fuéramos empleados obedientes y sumisos, pero esta seguridad externa —la “antigüedad”— hoy en día ya no existe.

2014-09-29 18.23.08 - copia

Ahora debemos pasar a depender de nuestra propia seguridad, la que nos da el conocernos mejor y nuestra valía, así como el tener una motivación importante ante lo que hagamos, con la que marcarnos un objetivo claro a seguir.

En cuanto a la motivación, no es suficiente el hecho de “no querer estar parado” porque eso carece del motor más importante para tener una actitud adecuada en la búsqueda de empleo: la ilusión.

Esta ilusión, cuando no encontramos un empleo acorde con nuestras preferencias, también la podemos encontrar haciendo otras cosas que nos aporten satisfacción personal, algo muy necesario e importante para mantener un buen equilibrio emocional, aunque pueda estar “mal visto” por otras personas que no estén en una situación de paro como la nuestra y, por tanto, no estén en condiciones de juzgarnos.

¡Para encontrar empleo hay que estar bien con uno mismo! y para eso también hay que divertirse y hacer cosas que nos gusten. No podemos poner todas nuestras energías únicamente en la búsqueda de trabajo: eso desgasta y, muchas veces, desmoraliza. La única forma en que el ser humano “recarga sus baterías” es a través de tener satisfacción personal en la vida, no hay ninguna otra manera de hacerlo. Y sin energía no podremos ser efectivos en la búsqueda de trabajo.
Una persona activa y realizada personalmente tiene muchas más posibilidades de encontrar trabajo porque irradia, a través de una actitud positiva, la energía que los empleadores y clientes quieren ver en un futuro empleado o proveedor.

Por ello es importante para nosotros realizar actividades como deporte, voluntariados, formaciones que nos interesen y, también, disfrutar de ocio saludable. Todo aquello que nos aporte satisfacción personal, no solamente es bueno sino NECESARIO para mantenernos en el buen camino ¡también para las personas en paro!

En cuanto al tema de aumentar la seguridad en uno mismo Jorge Cuervo apuntó el concepto de que para trabajar primero hay que trabajar-se a uno mismo. Según él, la realidad laboral nos está llevando a la necesidad de que cada uno nos convirtamos en una mini-empresa, para lo que podemos trabajarnos tres puntos clave:

1. ¿Qué sé hacer? No solamente lo que hemos hecho hasta ahora en el terreno laboral, sino qué se nos da bien en cualquier otro ámbito: personal, familiar, de ocio, etc. En cualquiera de esas facetas de nuestra vida podemos encontrar cosas que sepamos hacer bien y que podamos utilizar también para trabajar, si tenemos la mente abierta para detectar nuevas posibilidades.

2. Mis actitudes. Una buena actitud es primordial para encontrar trabajo. ¿Estamos suficientemente positivos y con la energía adecuada para que alguien quiera emplearnos? Si nosotros fuéramos el seleccionador de personal o el cliente ¿contrataríamos a alguien que demostrara una actitud como la nuestra?

3. Trabajar nuestra red de contactos. Los contactos no solamente están en Linked In o en Facebook, los podemos encontrar en diferentes entornos dependiendo de cuáles sean nuestros objetivos profesionales, por eso debemos tenerlos lo más claros posible. Asistir a cursos, conferencias u otros eventos sobre lo que nos gusta o nos interesa puede abrirnos muchas puertas…

Como es imposible condensar en esta crónica todo lo que Jorge nos aportó, solo voy a reflejar brevemente algunas de las otras cosas que me llamaron más la atención.

Pensar en LO QUE SOMOS, basándonos únicamente en lo que hemos hecho anteriormente, es una trampa limitante que no nos deja abrirnos a nuevas oportunidades, quién sabe si más satisfactorias que las que hemos vivido hasta ahora.

Es importante poner el foco en lo que queremos conseguir en nuestro futuro, no partiendo desde lo que tenemos ahora (experiencia, formación, recursos,…). De esta manera no nos limitamos ya de partida sino que, aprovechando lo que tenemos, podremos aspirar a otras cosas diferentes, o relacionadas con las que hemos hecho, para las que posiblemente necesitemos otros recursos que podremos conseguir.

Lo más complicado en la vida no es ver lo que hacemos mal, sino lo que estamos dejando de hacer. Para ello hay que abrir la mente y atrevernos a explorar…

Es conveniente ACEPTAR el paro como una etapa en nuestra vida. Estar desempleado no es una desgracia sino algo transitorio que nos ha tocado vivir y que, dada la coyuntura actual, es posible que se pueda repetir en otro momento. La aceptación nos permite afrontarlo mejor y tener una actitud adecuada para encontrar empleo.

El miedo está muy relacionado con no querer salir de la mal llamada “zona de confort”, ya que eso significa arriesgarse a explorar lo desconocido pero también aprender y crecer, tanto con los éxitos como simplemente con el proceso. El éxito no está tanto en los resultados como en aprovechar el proceso como un aprendizaje que nos facilitará el crecimiento.

Lo bueno es realizar pequeños cambios y sostenerlos en el tiempo, valorándolos y celebrándolos.

Es importante darnos pequeños premios por nuestros logros.

Para finalizar su charla, después de hablarnos de ciertos aspectos interesantes de la forma en que funciona nuestro cerebro, Jorge Cuervo nos guió en una serie de ejercicios prácticos para mostrarnos la importancia de saber gestionar bien nuestras emociones, lo cual es posible con un poco de práctica, como todo en la vida.

Aprendimos la manera de mejorar nuestra actitud y energía en situaciones en que sintamos miedo o estemos bajos de moral, solamente reviviendo momentos en que nos hayamos sentido bien con nosotros mismos y concentrándonos en la respiración.

Quiero acabar este resumen con un concepto que Jorge explicó y que, de tan obvio que nos parece, creo que no le damos toda la importancia que tiene: debemos alimentar continuamente la ilusión para equilibrar nuestra balanza emocional, entre lo positivo y lo negativo; no solamente en lo que nos afecta a nosotros mismos, sino también en cualquier tipo de relación: de pareja, en el trabajo, con los amigos, etc.

Si perdemos la ilusión habremos perdido una de las cosas que más nos diferencia del resto de los animales, y por la que el ser humano es capaz de conseguir todo aquello que se proponga. Solo tenemos que recordar cualquiera de los inventos y los avances que la Humanidad ha realizado en su historia: para que fueran realidad alguien tuvo que soñarlos alguna vez y poner toda su ilusión en ello.

Una vez más queremos agradecer la colaboración de Jorge Cuervo y, cómo no, la de todos los asistentes, que hicieron posible una actividad dinámica y muy enriquecedora.
También estamos muy agradecidos a los responsables y empleados de la Biblioteca Caterina Albert-Camp de l’Arpa, por su continua y exquisita ayuda, facilitándonos nuestra labor para poder seguir así…
… juntos hacia nuestro objetivo.

Chema Montorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>