El frenazo del Paro

imagesEl frenazo del paro

Un buen día te dicen que se acabó, que ya no le convienes a la empresa, por este o aquel motivo y que, sintiéndolo mucho, la relación entre ambas partes tiene que acabar ahí.

Supongo que este momento le es familiar a muchas personas y, posiblemente, algunas lo hayan vivido en más de una ocasión.

Yo tengo que reconocer que, para mí, esta ha sido mi primera vez.

En los diferentes empleos que he tenido siempre fui yo el que se marchó, hasta que tuve mi propia pequeña empresa (mi anterior trabajo) en la que yo era el que tenía que comunicar los despidos a los empleados, lo que afortunadamente ocurrió pocas veces.

Ahora sé lo que se siente, o lo que sentí yo, en ese momento en que tu vida sufre una violenta sacudida y te parece que hace un giro de 180 grados.

¿O se trata solamente de un brusco frenazo?

Esta diferencia puede ser una clave para comprender mejor cómo vivimos la etapa del desempleo y lo que podemos hacer para superarla.

Un giro de 180 grados significa ir hacia atrás, en dirección contraria a la que llevábamos mientras teníamos trabajo. Esto suele tener, salvo excepciones, una connotación negativa, de retroceso hacia algún punto oscuro al que, normalmente, no se quiere volver.

Generalmente, cuando uno vuelve sobre sus pasos suele tener un sentimiento de pérdida o de fracaso, lo que causa frustración y, muchas veces, rabia y hasta un bloqueante sentimiento de culpabilidad.

De cualquier manera, el estado de ánimo que nos causa no es nada “posibilitador” para afrontar la situación con la actitud necesaria con que mejorarla lo antes posible.

En un primer momento, después de que me despidieran, yo también tuve esta misma sensación pero, por suerte, en seguida se transformó en algo muy diferente y que quiero compartir aquí, por si a alguien le sirve de ayuda.

Después del primer momento de shock, en que mi pequeño mundo se vino abajo, lo que sentí de una manera muy fuerte fue lo mismo que cuando circulamos en un coche y el conductor da un brusco frenazo sin previo aviso.

No es lo mismo un frenazo que un giro en redondo para ir hacia atrás, en absoluto.

Frenar bruscamente ante un obstáculo inesperado, o por el frenazo del conductor que va delante, es una reacción que puede salvarnos la vida en la carretera y, en el terreno laboral, puede ayudarnos a salir mucho mejor parados de una situación desagradable como es el quedarnos sin trabajo.

Si nos tomamos la situación del paro como un “frenar para retomar la marcha de forma más segura” podremos darnos cuenta de muchas cosas que, al llevar antes una cierta velocidad, pasaban inadvertidas para nosotros o no teníamos tiempo de realizar ni de pensar en ellas.

Cuando vamos conduciendo a veces tenemos que reducir la velocidad para fijarnos mejor en las señales o en los indicadores, si queremos llegar a nuestro destino sin tener que dar penosos rodeos.

En nuestra vida pasa exactamente igual: estar en paro (ralentizando nuestra actividad cotidiana) puede ser una OPORTUNIDAD para poner más atención en aquellas cosas que teníamos olvidadas o en las que ni siquiera se nos había ocurrido pensar, como tomar un nuevo camino profesional o formarnos en algún campo que realmente nos atraiga personalmente y que, ¿por qué no? se pueda convertir también en una nueva fuente de ingresos y de satisfacción personal.

Si solamente sentimos un frenazo en nuestra vida, en vez de tomárnoslo como un decepcionante y cansino “volver a empezar”, nuestra actitud será la de sentirnos esperanzados ante un nuevo futuro que se nos presenta, abiertos a nuevos descubrimientos y oportunidades que pueden llevarnos a algo mucho mejor de lo que teníamos hasta ahora.

¿Retroceder o simplemente frenar?

La elección es nuestra…

Chema Montorio Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>